7 Jun, 2024

Gonzalo Bernardos a la moda infantil: “¡A por los abuelos!”

El mediático profesor de economía de la Universidad de Barcelona apunta que los jubilados son los que tienen más poder adquisitivo y mantienen a hijos y nietos, mientras los jóvenes priorizan el ocio a los productos duraderos.

“Diríjanse más a los abuelos, allí está el dinero”. Gonzalo Bernardos, profesor de economía de la Universidad de Barcelona, dio ayer este consejo a los empresarios del sector de la moda infantil en España y desgranó todos los argumentos que lo refrendan. En síntesis, dos: primero, los jubilados son los que tienen con diferencia mayor poder adquisitivo en España y, segundo, los patrones de consumo han cambiado. Y un bonus track: “cuando eres abuelo te vuelves loco”.

Durante su intervención en la décima jornada anual de la Asociación de Productos para la Infancia (Asepri), Bernardos indicó que en España las pensiones son “generosísimas”, abultando los bolsillos de las personas de mayor edad y convirtiéndolas con diferencia en el segmento de edad con más poder adquisitivo. No sólo eso: por las leyes naturales son también los que reciben las herencias cuando se encuentran en la cincuentena.

“Su público no sólo son los padres, teniendo en cuenta que en España los abuelos mantienen a los hijos y a los nietos”, afirmó el economista. Además, los jóvenes han cambiado sus patrones de consumo, en unos cambios que “afectan para mal” a una industria como la de la moda infantil, alertó.

Bernardos sostiene que las pensiones en España son elevadas y, además, los jubilados son los que han recibido más herencias.

Los jóvenes, desarrolló, “sólo piensan en el presente”, aunque son los que tienen más futuro: disparan el gasto en ocio y en turismo, no generan ahorros ni con la compra de vivienda (de ahí, en parte, la inflación en el mercado del alquiler en las principales ciudades europeas) y tienen un compromiso mínimo con sus puestos de trabajo.

Con foco en el corto plazo, unos estudios que se alargan con masters y posgrados y una inclinación por buscar el bienestar personal inmediato, los jóvenes no salen al mercado laboral hasta una edad mayor a la de las generaciones anteriores. “Y cuando lo hacen buscan ‘el trabajo de mi vida`”, ilustra Bernardos.

De ahí, explica el profesor, que se prorrogue tener hijos hasta pasados los 30 o los 35 años, en una tendencia que a su juicio no se podrá revertir con políticas de incentivo a la natalidad. ¿El resultado? Padres más mayores que evitan los gastos en bienes duraderos y que necesitan de la ayuda de sus propios padres para sacar adelante una familia.

Otro factor, prosigue Bernardos, que juega en favor de la idea de atacar a los abuelos es que estos “no quieren educar a los nietos”, si no que experimentan con sus nietos el llamado “síndrome del abuelo”: quieren jugar con sus nietos a los mismos juegos que utilizaban cuando ellos eran niños.

El filón de los inmigrantes

El otro filón para el sector de la moda infantil está, según Bernardos, en los inmigrantes. En un contexto de incremento de la inmigración, los extranjeros no sólo tienen una mayor natalidad, si no que también lideraron en 2023 la creación de empleo en España: el número de puestos de trabajo subió un 11% entre los extranjeros y sólo un 1,8% entre los habitantes de nacionalidad española.

Aunque con un poder adquisitivo generalmente más bajo, el profesor señala que los extranjeros son para la moda infantil más interesantes que los españoles: no sólo porque asumen trabajos que los españoles no quieren realizar, si no porque su natalidad es mucho más alta.